Inicio » 2016 » septiembre

Monthly Archives: septiembre 2016

qvcocotiers@hotmail.com

Anuncios

Notas lentas de Castilla.

La tortilla de patata de ese bar de Rueda, que acoge a los viajeros durante media hora de parada como una hospedería trapense a los indecisos de alma.

Los viñedos de verdejo, más ordenados y limpios, más coquetos, que mi propia mesa de trabajo.

Un milano que pasó muy bajo y resultó que sólo buscaba carroñas.

Las medievales oropéndolas y su fanfarria matinal, que me despiertan.

Dios en todos los barbechos, por mucho que nadie quiera levantar la vista y verlo allí, solo, “vertical entre las cosas inanimadas”, que decía Whitman.

La harina candeal, ahora higienizada por cien legislaciones, devenida en alimento para funcionarios con pretensiones folklóricas finsemanales, cuando fue pan de los pobres.

Una garza que llegó a un tronco muerto en un remanso del Pisuerga, graznó una vez y se fue por donde había venido.

El siseo de los chopos en la orilla del Canal de Castilla, que sólo los naturalistas pretenciosos dicen entender.

Una ruina de algo que fue y ahora es sólo cascotes.

Los conejos que brincan por los majuelos.

La mortecina tertulia de viejos hablando una vez más de perros de caza y matacanes.

El ábside de esa iglesia románica junto al que un camarero sirve quintos y bolsas de patatas rancias.

Ese joven flaco y sombrío de rostro que mira con disimulo a la dependienta de la farmacia como si no hubiera más en el mundo, que dicen que quiere ser torero.

El beso que te robé entre los contrafuertes de aquella iglesia.


iglesia-santa-maria-wamba-fb-001-2

 

Anuncios

Amabile. Charles-Joseph de Ligne (1735-1814)

Por mucho que se empeñe en lo contrario, el Príncipe de Ligne (y precisamente cuando más se empeña) pertenece a un género en el que la diferencia entre el ser en reposo y el ente mudable es más escasa, apenas un matiz. Sus modales basculan armoniosamente sobre esa estrecha franja entre la arrogancia cortesana y la condescendencia divina. Cada vez que se piensa a sí mismo acuña una forma, generalmente la misma, siempre en un fastuoso repertorio. Se disculpa su ocasional tono admonitorio porque como moralista juega con cartas marcadas que gusta de enseñar. Sus escritos producen una ola que ordena lo visible en rangos delicados, para luego retirarse o fingir que se retira. La grávida levedad de su estilo era el consuelo del apesadumbrado Maqroll. Poco podía imaginarse Heráclito que su máxima “mi ethos es mi daimon”  podía formularse con un suspiro.

 

José A. Martínez Climent

A 23 de septiembre de 2016.

En Alicante

————————————————————————–

Belœil, el castillo de la casa de Ligne, en Bélgica, donde escribió cartas, memorias, tratados militares y, por encima de todo, amó a su esposa e hijos y cuidó de su jardín.

beloeil-principe-de-ligne

 

Visita al Chateau de Beloeil. Triste consuelo en alta definición.

 

amabileligne

 

amabile-ligne-3

 

 

 

 

 

 

 

A %d blogueros les gusta esto: